miércoles, 28 de febrero de 2018




FORMACION DE LA LUNA

Se piensa que la Luna nació de un golpe que se llevó la Tierra. Hace más de 4,500 millones de años habría nuestro Planeta sufrido el mayor impacto de su existencia; se golpeó de frente con otro planeta, un coloso del tamaño de Marte que se atravesó en su órbita. Como el astro “despistado” era menor, acabo hecho añicos. La Tierra en tanto acabo ilesa: buena parte de su superficie se fue, literalmente, al espacio. Después de algunos años, los restos de a explosión se integraron para formar la Luna.

Este fenómeno solo se dio porque en aquella época el Sistema Solar estaba en formación.
Poco millones de años antes del gran choque, solo había polvo microscópico alrededor del Sol. Los granos con el tiempo, fueron juntándose hasta formar rocas más voluminosas que se estrellaban unas contra otras y creaban cuerpos de mayor tamaño. Las rocas que se volvieron más grandes y fuertes sobrevivieron como planetas –entre ellas, la que hoy llamamos Tierra-. Aunque ahora no existan pruebas definitivas de que la colisión espacial de verdad sucedió, es por mucho la teoría más aceptada sobre el surgimiento de la Luna.

Un argumento más fuerte a su favor es que 2% de la concentración de hierro en el centro del satélite es prácticamente igual al que se encuentra en las capas más superficiales de la Tierra-justo las que habrían sido alcanzadas por el golpe-.

“Además de eso, la composición de las piedras lunares se parece mucho a la de las rocas del manto terrestre, la capa que queda justo debajo de la superficie del planeta. Es un punto común más entre los dos astros”. Comenta el geofísico Lon Hood, de la Universidad de Arizona, en Estados Unidos.





FORMACIÓN DEL AGUA

El agua, ese elemento tan importante para la consecución de la vida, puede estar más extendida por el universo de lo que los científicos pensaban. Ahora, un nuevo estudio del Instituto Carnegie de Washington (EEUU) concluye que la mitad del agua de nuestro sistema solar se formó mucho antes de la aparición del Sol. Esto significa que puede haber agua en todas partes y puede que también vida.

La mitad del agua con la que cuenta la Tierra se formó en la nube de polvo y gas que propició nuestro sistema solar, probablemente a partir del hielo modelado en el espacio interestelar. Y si esto es así, si el agua puede formarse en abundancia en tales nubes, puede encontrarse en todas partes, según se detalla en el estudio publicado en la revista Science.

“Si el agua en los inicios del Sistema Solar provenía principalmente del hielo del espacio interestelar, entonces es probable que una cubierta de hielo similar –junto con la materia orgánica prebiótica que contienen–,sea abundante en la mayoría o en todos los discos protoplanetarios alrededor de la formación de las estrellas", afirma Conel Alexander, coautor del estudio.

Los investigadores se centraron en la historia del hielo del sistema solar, concretamente en el hidrógeno y su deuterio más pesado. Así, crearon modelos que simulaban un disco protoplanetario (la llamada nebulosa solar desde la que surgieron los planetas) en el que todo el deuterio del hielo había sido eliminado por el proceso químico, por lo que el sistema tenía que volver a empezar "de cero" en la producción de hielo con deuterio. Descubrieron que no era capaz, revelando que al menos una parte del agua en nuestro propio Sistema Solar es por tanto anterior al nacimiento del Sol y tiene su origen en el espacio interestelar.



Dra. Anayatzin S. Mendoza 





0 comentarios:

Publicar un comentario