martes, 19 de marzo de 2019


ACTIVIDAD ERUPTIVA EN EL VOLCÁN POPOCATEPETL
Después de casi 70 años de inactividad, el Volcán Popocatepetl se reactivo el 21 de diciembre de 1994 con una actividad constante, episodios de lava y formación de domo y su destrucción  posterior por explosiones de vulcanianas.
No hay certeza sobre la forma en que pueda evolucionar en el futuro y la evolución del peligro relacionado.
Se puede ayudar a reducir la vulnerabilidad a través de la preparación y puesta en marcha 
de una serie de medidas diseñadas (tales como mitigación y planes de evacuación) para un escenario más probable de erupción.
Los fenómenos pueden causar desastres cuando una sociedad no logra prever las manifestaciones peligrosas y adoptar medidas adecuadas para reducir su vulnerabilidad.
Una de las causas de tal fallo es la falta de una percepción consistente de los peligros planteados por una erupción en curso, es decir, con miembros de la comunidad científica, las autoridades de protección civil y el general público que tiene nociones divergentes sobre lo que esta ocurriendo y lo que pueda pasar.
El problema de lograr una percepción de riesgo tan uniforma como posible en una población medida en millones durante una erupción volcánica requiere búsqueda para herramientas de comunicación que puedan describir como tan simple como sea posible, las relaciones entre nivel de amenaza planteado por el volcán y el nivel de respuesta de las autoridades y del público. 
Sin embargo, evaluar el peligro es una compleja tarea que requiere una amplia comprensión de los patrones de ocurrencia de las diferentes erupciones volcanicas.
La intensidad de la actividad eruptiva ha sido limitada a moderadamente grandes explosiones y exhalaciones (explosiones prolongadas con gas extendido en la salida del cono), produciendo erupción significativamente alta. Tales eventos no están necesariamente relacionados con el domo.
Además de parámetros del viento, las previsiones de dispersión son fuertemente dependiente del término fuente, que describe tanto la tasa de intensidad de volcanes, sus emisiones y su distribución vertical inicial en la atmósfera controlando la altura de las columnas.
Un evento volcánico amenazante ocurre en un intervalo de tiempo específico, y se define, junto con la exposición y las vulnerabilidades a las que las manifestaciones volcánicas que pueda tener a cierto grado de potencial dañino
El Volcán Popocatépetl, que se eleva 5454 m.s.n.m. con un cráter de 800 x 600 m de ancho se considera uno de los volcanes activos de alto riesgo en el norte de América. Este volcán cuaternario se encuentra en el Cinturón Volcánico Transversal, a unos 70 km al sureste de la ciudad de México y a 40 km de la Ciudad de Puebla, con más de 80,000 habitantes viviendo en un área de alto riesgo, y casi un millón en zonas de riesgo intermedio (Ramos-Jiménez 2017). Más de 20 millones viven dentro un radio de 100 km alrededor del volcán y estas personas puede ser expuesto a las caídas de cenizas asociado con una mayor erupción (De la Cruz-Reyna y Tilling 2008, De la Cruz-Reyna et al., 2017). Al menos tres anteriores domos importantes han sido destruidos por fallo gravitacional durante el Pleistoceno produciendo depósitos masivos de escombros-avalanchas cubriendo amplias zonas al sur (Robin y Boudal 1987; Boudal y Robin 1989; Siebe et al., 1995; Siebe et al., 1997; De la cruz-reyna y Siebe 1997; Sosa-Ceballos et al., 2012).
La historia eruptiva del volcán incluye un amplio espectro de estilos de erupción, incluyendo 9 eventos plinianos  en los últimos 23,000 años (Siebe et al.,1996; Siebe y Macías 2006; Mendoza-Rosas y De la Cruz-Reyna 2008, Siebe et al., 2017)
y alrededor de 19 erupciones con Indice de Explosividad (Índice de explosividad volcanica Newhall y Self, 1982) en el rango 2 ~ 3 en los últimos 500 años (De la
Cruz-Reyna y Tilling 2008; Mendoza-Rosas y De la Cruz-Reyna 2008; 2009).
Desde el volcán Popocatépetl revivido en Diciembre de 1994, ha sido el foco de atención de los vulcanólogos por sus peculiaridades, tal como una muy alta salida de gas pasivo(Delgado-Granados, et al., 2001; Grutter et
al., 2008), y la larga destrucción del domo y de erupción lava episodio que ha durado más de 20 años (De la Cruz-Reyna et al., 2017). En este período, se han colocado al menos 40 cúpulas de lava distintas en el cráter del Popocatépetl. Gómez Vázquez et al. (2016) y Mendoza-Rosas et al. (2017)
Analizando este proceso encontré que la actividad se ha desarrollado como una sucesión de cinco regímenes de emplazamientos y de alta y baja tasa de producción de lava, y que los volúmenes y espesores de los domos emplazadas son escalonados por distribuciones exponenciales. Sin embargo, durante el tiempo de estudio de unos 40 domos y que han sido emplazados, pero al menos 138 moderadamente, se registraron grandes explosiones, ya sea durante el crecimiento, o durante la destrucción del domo.
con 64 de ellos superando una altitud de unos 9,5 km m.sn.m. teniendo en cuenta el hecho de que las tasas más altas de explosión ocurrieron durante la tasa de emplazamiento del domo de lava relativamente baja
Concluyendo que el emplazamiento del domo de lava y las secuencias de explosión parecen ser el resultado de diferentes formas de interacción entre algunos procesos complejos, principalmente el ascenso de magma y las tasas de cristalización y la intensidad de desgasificación (Gómez-Vázquez et al., 2016). Tales factores parecen
influir en los emplazamientos de domo de lava y en diferentes formas, particularmente durante la etapa no estacionaria 1997-2003. En contraste, la etapa estacionaria no muestra una significativa influencia del emplazamiento del lomo de lava
Dado que la naturaleza del proceso puede cambiar de estacionario a no estacionario sin una causa física evidente, y las probabilidades son bastante sensibles a tal condición, la evaluación de peligros requiere un continuo ensayo de la independencia y la estacionariedad del proceso eruptivo en curso. Aparentemente continúa en una etapa estacionaria, pero una transición a una etapa no estacionaria.
puede aumentar en un orden de magnitud de probables de explosiones significativas en poco tiempo, lo que hace más probable la generación de “Enjambres de explosiones significativas” como ha pasado últimamente.










La fuerte explosión del Volcán Popocatépetl (21:38h/mar18/2019) lanzó fumarola a más de 3km de altura (c/base a imágenes compartidas) y material piroclastico a 2.5km sobre las laderas del volcán, el estruendo retumbó ventanas a más de 40km Puebla.

Dra. A. S. Mendoza


 DESCARGAR




0 comentarios:

Publicar un comentario